La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.
  
En muchas ocasiones atravesamos momentos difíciles en los que todo parece salirnos mal. Basta que desees algo para que no llegue, o se demore o encuentres montones de obstáculos en el camino... y pensamos: “tengo mal de ojo”.
 
El Mal de ojo existe, es real y debemos prestarle la atención que merece. Todos tenemos alguien que no nos “mira bien” de ahí el término Mal de Ojo. Que no te miren bien significa que te miran mal, deseándote malas cosas, y siempre nace de un sentimiento de envidia y celos.
 
Es una cuestión de energía y de poder mental. Todos tenemos un enorme poder mental, para el bien y para el mal. Y si alguien proyecta mucha energía, muchos malos pensamientos, muchos malos deseos con mucha intensidad, acabará llegándonos, en forma de mal de ojo.
 
Todos tenemos la capacidad de atraer aquello en lo que pensamos, y eso es también válido para lo que pensamos hacia los demás. Si tengo la capacidad de hacerme bien o hacerme mal a través de mis pensamientos, también la tengo para generar esas consecuencias en los demás.
 
El Mal de Ojo habitualmente procede de alguien cercano, alguien del entorno (familia, vecinos, compañeros de trabajo...) y no siempre es voluntario o consciente. La mayoría de las veces nos pueden echar un Mal de Ojo sin ser conscientes de que lo están haciendo.
 
El grado de gravedad del Mal de Ojo depende de la energía de quien lo proyecta y de quien la recibe. Una persona con la energía muy débil, en un estado depresivo, bajo energéticamente, es mucho más receptivo al mal de ojo que aquel optimista, energéticamente fuerte, estable y equilibrado.
 
Por eso casi siempre el Mal de Ojo afecta a quien de por sí ya estaba mal, sólo que ahora va a peor y parece nunca levantar cabeza.
 
Pero no siempre el mal de ojo es la explicación a un mala racha.
 
En ocasiones podemos atravesar tránsitos o ciclos difíciles y no debemos confundirlo con un mal de ojo.  En otras ocasiones, podemos estar atravesando un problema de salud física o mental, o padecer un desequilibrio emocional, y como lo negativo atrae a lo negativo, cuanto peor me siento a peor voy (se convierte en un círculo vicioso, una espiral de derrota).
 
 

Compártelo:

GABINETE DEL MAL DE OJOGabinete de expertos en Mal de Ojo en el 806 40 84 60Gabinete de expertos en Mal de Ojo en el 806 40 84 60

Expertos en detección y limpieza de negatividad,

brujería y mal de ojo. Consulta 24 horas. 

806.40.84.60

 +18 años. 1,21 e/m 1,57 e/m

¿Cómo podemos reconocer si estamos bajo los influjos de un Mal de Ojo o sólo bajo un momento difícil o mala racha?. 
 
Generalmente experimentamos la mayoría de los síntomas que un Mal de Ojo provoca:
 
- Problemas en todas las facetas de la vida. Todo parece ir mal o va mal: el trabajo, el dinero, la salud, la economía, el amor, las relaciones familiares... Es como si nada funcionara en nuestra vida.
 
- Viene acompañado de síntomas de malestar físicos (problemas de piel, trastornos del sueño, trastornos de alimentación, problemas digestivos, dolores fuertes de cabeza... ) y psicológicos: desánimo, inapetencia, frustración, nervios, tristeza, cansancio, irritabilidad...
 
Estos síntomas en sí mismos pueden pertenecer a otros muchos trastornos, pero cuando se dan todos o casi todos a la vez, sí podemos empezar a sospechar de un Mal de Ojo, especialmente  si ésta "mala suerte” está produciéndose de repente, sin causa aparente y viniendo de una racha muy favorable. Porque antes todo iba bien y ahora de repente todo va mal, así, de golpe. Quizás porque todo nos iba antes bien despertábamos la envidia de aquel que nos envía el Mal de Ojo.
 
Aún así, es bueno hacer la prueba del Mal de Ojo:
 
- Llena un vaso de agua. Moja el dedo Indice de la mano dominante (izquierda si eres zurdo o derecha si eres diestro) en Aceite de Oliva. Lleva el dedo sobre el agua del vaso y deja caer una gota o varias si caen a la vez. Observa la gota. Si se rompe y se forman muchas gotitas pequeñas, si se abre y se va alrededor del vaso o incluso si se hunde... tenemos Mal de Ojo.
 
Por el contrario si la gota o gotas flotan sobre el agua sin cambios y de manera quieta y estable, estamos limpios de Mal de Ojo.
 
¿Qué hacer si estamos padeciendo un Mal de Ojo?.
 
Lo más importante es LIMPIARNOS. Muchas personas se compran un amuleto contra el mal de ojo y se lo cuelgan pensando que es suficiente, y eso no es cierto. Sería como echar una alfombra sobre el suelo sucio... La “suciedad” está debajo de nosotros, dentro de nosotros, igual que estaría bajo la alfombra.
 
La limpieza debe ser ESPECÍFICA contra el Mal de Ojo. Es muy sencilla de realizar y muy efectiva. Puedes solicitarme tu LIMPIEZA RITUALIZADA Y PERSONALIZADA, para realizar en casa en el Teléfono 91 880 14 13.
 
Una vez limpios, los efectos beneficiosos se sienten y disfrutan en seguida. Rápidamente todo se pone en movimiento, eso que no llegaba de repente llega, los caminos se abren y los síntomas físicos y psíquicos disminuyen o incluso desaparecen.
 
Nos sentimos bien porque estamos bien.
 
Ese es el momento, una vez limpios, en el que debemos ponernos el AMULETO contra el Mal de Ojo. No olvidemos que siempre viene de alguien cercano, y por tanto cuando nos vea nos lo puede volver a echar. El Amuleto impedirá que sus malos deseos nos lleguen.
 
Solicítame tu AMULETO PERSONALIZADO Y RITUALIZADO frente al  Mal de Ojo personalmente por mí, Rubén Barea, en el Teléfono 91 880 14 13.
 
Si deseas que te hagan la LIMPIEZA a través del REZO DEL MAL DE OJO y quedar limpio en una sóla llamada de teléfono, llama AHORA al 806 40 84 60, a mi Equipo de Expertos.